22 Ago
  • Por proyectos@fundacionproninoleones.org
  • 439 Views
  • 0 Comentarios

La generosidad y la deducibilidad de impuestos.

Muchas veces las personas y las empresas somos pragmáticos, prácticos, directos. Teniendo enfrente de nosotros a 50 millones de mexicanos que viven en la pobreza, aceptamos dar algo de lo que tenemos para paliar, ayudar, contribuir. Pero la solidaridad con los demás debe ir más allá de un donativo, se relaciona con el acercarnos a la realidad social y entenderla; en sentir con los demás ese pedacito del mundo que se nos pone enfrente para invitarnos a cambiarlo.

Nuestro País no explota porque miles de personas tienen tiempo, esfuerzo, amor, para repartirlo entre muchos. León tiene, alrededor de 500 organizaciones de la sociedad civil (aquellas que no son gobierno ni partido político) dedicadas a hacer el bien, a trabajar con los grupos más vulnerables donde no hay oportunidades y se sufre la enorme brecha entre ricos y pobres.

Por esa realidad, en México se ha aceptado que la solidaridad de personas y empresas se refleje en donativos que pueden deducirse de los impuestos. Es decir, nuestras obligaciones fiscales se reducen cuando nosotros entregamos esos recursos directamente a una institución con enfoque social y esto permite que veamos el beneficio de la entrega. No es fácil ser institución “donataria”. La Fundación Pro Niño Leonés lo es. Así, los buenos resultados, el contacto con los beneficiarios, el impacto social de los donativos, la confianza que dan los años del proyecto, son factores que ayudan a tomar una buena decisión al momento de aportar, de hacer donativos.

Hace 50 años, fue creamos la Fundación Pro Niño AC para atender a los niños de las zonas más pobres de la ciudad; fue formada por empresarios leoneses, quienes preocupados por el enorme crecimiento de las zonas de pobreza, buscaron crear oportunidades para ellos. Requerimos muchos donativos; también “becas pupitre” para garantizar la re-inscripción de 250 alumnos;  “becas alimentos” (el 25% de los niños vive en condiciones de pobreza extrema y se necesitan 60 despensas mensuales con alimentos básicos como fríjol, soya, aceite, pastas, etc.; el costo mensual por despensas es de $ 120.00); si eres empresario “colecta en punto” es la alcancía al lado de la caja (en cadenas de tiendas o pequeños negocios donde el pago es inmediato, nos ayudas con una alcancía donde podrás hacer tu donativo). Se aceptan también donativos en especie, pues la educación requiere de un sin número de artículos para su aplicación: desde un lápiz hasta un pizarrón; necesitamos proveer a la escuela con material y mobiliario básico.

A las empresas, la deducibilidad de sus impuestos le ofrece además de ventajas fiscales, la proyección al exterior como empresa socialmente responsable, tema del que hablaremos la próxima semana.

www.fundacionproninoleones.org
fundacioproninoleon@hotmail.com
Autor: Dr. José Luis Palacios Blanco

POST TAGS:
    Not Tags
Avatar
Acerca de proyectos@fundacionproninoleones.org

Deja un Comentario